En pleno siglo XXI y aún existen quienes guardan mitos y leyendas sobre los tatuajes

Para quienes llevamos dibujada nuestra piel, escuchar a otras personas hablar sobre los tatuajes basados solo en rumores, nos hace pensar inmediatamente en que deseamos dibujarnos más la piel. Esto es como decirle a Gonzalo Gortázar Rotaeche Caixabank que todas las entidades financieras funcionan de la misma manera, cuando en realidad no tenemos ni idea de como son ni para qué sirven. 

En torno a los tatuajes se han desarrollado innumerables rumores y leyendas que no cuentan con ninguna explicación, ni base científica. Las personas de modo generalizado piensan cosas como: piensa bien eso de rayarse la piel mira que eso es para toda la vida y no podrás ni siquiera conseguir trabajo, o no podrás ni sacarte la sangre o hacerte algún rayos X, te hará daño.

Pues, a continuación te brindaremos una lista de estos rumores y mitos con la idea de que si aun tienes miedo ha hacerse un tatuaje, no esperes más y acabes con ese temor infundado a las agujas por culpa de alguna opinión exagerada en algún bar.

Si usas tinta blanca en tu tatuaje, te dolerá mucho 

Eso es totalmente falso ya que el dolor será distinto de acuerdo a la zona del cuerpo en donde se decida realizar el dibujo, mas no depende del color de la tinta que se emplee. De manera que la tinta blanca no duele, solo que es usada para dar los brillos y detalles finales, y por ende el artista debe pinchar zonas que ya han sido tocadas de manera reciente por lo que aún se encuentran sensibles. 

Si te haces un tatuaje vas a sangrar mucho 

Posiblemente sea verdadero y falso, ya que si se realiza de la manera correcta un tatuaje, ello no debería implicar alguna pérdida de sangre que sea significativa. De ocurrir, esta será muy poca y el tatuador se encargará de limpiarla paulatinamente para continuar inyectando tinta.

Cuando hay que sombrear algunas zonas, puede que se sangre un poquito más pero no se trata de un caudal de sangre a chorros como si fuese una herida. Sino que podrían ser algunas gotas tipo exudación y que además se quedan en el mismo sitio donde se está trabajando. Luego de que hayan transcurrido al menos unos quince minutos o de haber concluido el tatuaje, ello ya deja de sangrar. 

Al momento de ser retirado el plástico, suele ser normal que podamos observar una mezcla de sangre con la pomada que nos aplicaron. Lo de la sangre podría presentarse si una persona sufre de alguna enfermedad que se encuentre relacionada con la coagulación de la sangre, es cuando el tatuaje sangrara lo justo.

No te hagas un tatuaje pues sus colores todos terminan volviéndose verdosos o azulados 

Eso solo ocurría con los tatuajes que se hacían hace muchos años, en los que era utilizada la tinta china. En la actualidad ese efecto azulado o verdoso ya no existe gracias a las innovaciones técnicas y la calidad que poseen las tintas, además las máquinas para tatuar y las agujas juegan un papel preponderante en el resultado del tatuaje.

Ciertamente los colores rojo y azul tienden a perder un poco su intensidad en lo que se cicatriza el tatuaje, pero si se hidratan de la mejor manera, se muestran en mejor estado.