Los tatuajes y el mundo laboral

De la misma manera como el consumo de un servicio se relaciona directamente con el costo del mismo, por ejemplo tarifas de luz y gas, de la misma manera lo es la apariencia que pueda tener un candidato al momento de buscar empleo. Por lo tanto, ¿Hay alguna relación entre un cuerpo tatuado y la discriminación en el empleo? ¿Puede una empresa regular la imagen de sus empleados? Aún cuando en la actualidad se han dado pasos agigantados en lo que respecta a la ruptura de estereotipos, los tatuajes poseen un peso determinante al momento de buscar un puesto de trabajo.

Las organizaciones en la actualidad están cambiando la manera de proceder a la hora de seleccionar un determinado perfil, ya no se aspira encontrar un candidato con un currículum sorprendente más bien las búsquedas de personal se basan en encontrar empleados que posean valores similares a los que profesa la empresa, en nuevo paradigma orienta a los reclutadores a  encontrar profesionales que imprimar amor ganas y pasión y en donde la experiencia, las creencias y las convicciones sean la premisa sobre aspectos académicas y estéticas. Incluso ya esta misma premisa es también manejada por el candidato, ya que busca organizaciones en las que se sienta a gusto tomando en consideración la sincronía entre sus valores personales y los de la empresa. 

Se pueden tener tatuajes pero que no sean visibles

Hoy en día, aunque no lo parezca, la estética sigue siendo un factor que afecta el futuro de un candidato, aun cuando por medio de las redes sociales y las nuevas generaciones de talento lo hacen ver como algo normal, solo el 12% de los europeos poseen tatuajes, una cifra bastante baja si se compara el promedio de millennials que llevan tinta en la piel. Se considera la generación más tatuada hasta los momentos y también la que ha roto los estereotipos que giran en en torno al sector. 

Sin embargo, queda todavía mucho que hacer en materia social y laboral, tal y como se observa en los resultados del estudio realizado por la Universidad de Tampa, donde el 86% de participantes (estudiantes) que poseen tatuajes visibles afirman que se les será dificultoso conseguir un empleo formal una vez culminen sus carreras universitarias y se gradúen. Así mismo, el 89% reconoce que al momento de tomar la decisión de hacerse un tatuaje pensó en el impacto que significa tener uno a la hora de encontrar trabajo. El lucir tatuajes es algo casi normal, sin embargo a la hora de emplearse en una organización las posibilidades de ser descartado son más altas. 

Relación tatuajes – discriminación

En la actualidad se ha dado una ruptura importante en lo que respecta a los estereotipos, pero en lo que respecta a poseer un tatuaje aún hay cierto recelo en ello a la hora de ser elegido para un puesto de trabajo. El 70% de los participantes del estudio afirma que, al momento de realizarse un tatuaje, eligió un lugar que no estuviera a la vista del jefe, por lo que los investigadores concluyen que aún siguen siendo un motivo para la discriminación y más aún en el ámbito social

Ejemplo de esto ocurre en determinados sectores como lo son los relacionados a la consultoría o los cuerpos de seguridad del estado, en los cuales aún existen cierto tipo de restricciones respecto a que una persona pueda lucir de manera tranquila sus tatuajes.