En todas las zonas del cuerpo no se siente de la misma manera el dolor. Por eso podría ser un factor relevante al momento de decidir en dónde nos tatuamos. La costilla y el empeine siempre van a ser los lugares más dolorosos. Si nos inclinamos por los muslos y los gemelos estas van a ser áreas en donde el dolor será mínimo debido a la cantidad de grasa y músculo.

Estamos conscientes de que todos soportamos el dolor de una manera distinta. De acuerdo a ciertos estudios, estos nos indican que la genética es la causante de que algunas personas sientan el dolor de una manera más intensa. Tomando en consideración que no todo el mundo puede percibir esta sensación del mismo modo, entonces podríamos decir que resulta complicado que podamos establecer cuáles zonas serán las más o menos dolorosas al momento de hacernos un tatuaje.

De acuerdo a la opinión del Doctor Stanley Kovac, este ha relacionado la intensidad del dolor con otros dos factores. El primero hace referencia al tamaño del tatuaje, ya que cuanto más grande es, más se fuerza al cuerpo, por lo que duele más. El otro factor es la edad, pues mientra más edad, mayor dolor.

Zonas dolorosas para tatuarse

Estas son esas partes del cuerpo donde priman los huesos. Estamos seguros de que has oído que las costillas suelen ser uno de esos lugares que duelen más, y ello es comprensible ya que esta es una zona con mucho hueso y una fina capa de piel. También se pueden mencionar el codo y la rodilla, debido a la presencia de articulaciones y piel fina. De modo que si elegiste estos lugares, el dolor estará garantizado.

Zonas de menos dolor para tatuar

Estas zonas son en las que predomina el músculo, y donde hay más grasa nula. Es por ello que las piernas siempre van a ser la zona del cuerpo preferida ya que hay más áreas cubiertas de grasa y además músculo, haciendo que el dolor se minimice. Los estudios también señalan que los muslos, los gemelos y la pantorrilla suelen ser los sitios menos dolorosos al momento de hacerse un tatuaje.

Otra área que resulta menos dolorosa son los glúteos, ya que se trata de una zona que es bastante llevadera cuando se trata de tatuar gracias a la cantidad de grasa y músculo que que ellas acumulan. También se debe tomar en cuenta que posiblemente esta se trate de una zona en la que el tatuador podría no sentirse cómodo, y ello es debido a que solemos contraer los músculos como acto reflejo.

El lugar menos idóneo para hacernos un tatuaje

Siendo una época en la que tatuarse es de lo más normal, surge la necesidad de renovarnos lo que ha llevado a las personas a realizarse tatuajes en sitios bastante inesperados. Uno de estos sitios es el globo ocular debido a que los ojos son realmente sensibles, siendo la zona más peligrosa al momento de tatuarse.