No solo se trata de estampar un dibujo en la piel, sino de conocer las tintas que son utilizadas al momento de tatuar. Y es que la calidad de la tinta que se usa para tatuar determina el éxito o el fracaso de dicho trabajo y no solo se trata de su aspecto, sino también de su correcta cicatrización y del envejecimiento del diseño que se ha seleccionado en el transcurso del tiempo. Hay que dejar sentado que diferentes tintas hacen que un mismo tatuaje logre verse totalmente distinto, pues no solo se trata del brillo, o en la nitidez, sino de la manera en la que esta llega a afectar la piel.

En la actualidad el mercado se encuentra repleto de gran cantidad de opciones de donde se puede elegir, por tipos de tintas, por marcas, por compuestos y por supuesto, por la calidad. Lo importante siempre será que se intente usar materiales de excelente calidad, pues dependiendo de la tinta que se elija, se podrían sufrir diversas reacciones tanto alérgicas, como molestias, picazón, y hasta inconvenientes en el organismo.

Tintas minerales: o acrílicas se encuentran hechas a base de pigmentos que son derivados de metales haciéndose más propensas a generar algunas reacciones en aquellas pieles que son más sensibles. Dentro de sus beneficios se puede señalar que al utilizar estas tintas, el color del tatuaje tendrá mayor intensidad con un resultado mucho más vibrante que si se tratara de las tintas vegetales. No se decoloran con el paso del tiempo manteniendo el diseño con una mayor calidad. Cada color se encuentra conformado por diferentes compuestos. Un ejemplo de ello es que el color rojo se encuentra conformado por mercurio y azufre. Este es posiblemente uno de los colores que mayor reacción alérgicas provoca, incluso podría ser años después de haber hecho el tatuaje.

En el caso de la tinta de color negro, esta se encuentra en el otro extremo ya que no contiene derivados de metales pues su composición es de carbón por lo que rara vez llega a producir alguna reacción. Los amarillos, se encuentran compuestos de cadmio. Mientras que los azules son a base de sales de cobalto, y los verdes, presentan un contenido de cromo.

Tintas vegetales: se consideran hipoalergénicas, aunque debemos destacar que la posibilidad de reacción alérgica es menor, aunque sigue existiendo esa posibilidad. De este grupo, las tintas son veganas por lo que gozan de mejor absorción y asimilación. Sin embargo, cuando vemos el resultado final, quizás no sea el que esperábamos. Las tintas vegetales tienden a decolorarse con el transcurso del tiempo por lo que estaremos obligados a extremar los cuidados sobre el diseño, de otro modo, se deben repasar a los pocos años de haberse tatuado.

Funcionamiento de las tintas para tatuajes

Al someterse a la máquina del tatuador, la aguja que se encuentra cargada con tinta, esta se encargara de perforar la piel a aproximadamente a un milímetro de profundidad. Una vez hecha la perforación, la aguja se ocupa de depositar esas gotas de tinta que el organismo ya no podrá diluir. Desde ese momento, es el propio cuerpo el que continúa con el trabajo del tatuador.